¿DÓNDE CAMINAR? YO TE LO DIGO, CRÉEME

Caminando/Foto paracaminar.com

El mundo en el que vivimos nos bombardea constantemente con información, complicando incluso lo que solo debería necesitar ganas.

No debe ser un problema el dónde caminar, si de verdad queremos comenzar a hacerlo.

Ahora bien, esta pregunta sobre dónde caminar, solo tiene sentido si el entorno en el que te encuentras es peligroso y necesitas conocer alternativas para no poner en riesgo tu seguridad.

Aparte de eso, lo importante es comenzar a hacerlo de forma periódica, sin convertirlo en obligación en un lugar cerca de tu casa.

Es importante reconocer que solo tú sabes y sientes lo que quieres y puedes. Las respuestas no tienes que buscarlas afuera, porque podrías pasarte horas buscando lo que será muy difícil que encuentres.

Caminar, es momento de comenzar

Hay personas que su vida transcurre planificando y les cuesta ir a la acción, se pasean por la pantalla del ordenador tratando de averiguar y resolver disyuntivas como qué es mejor si caminar o correr, si hacerlo a una determinada hora o los beneficios que puede aportar,  pero nunca comienzan para tener experiencias propias.

Lo importante es tomar en cuenta que si no estás acostumbrado al ejercicio intenso, deberías  iniciar la actividad cerca de tu casa, en un trayecto corto.

Te voy a decir un secreto, caminar sin compañía tiene muchos encantos que en ocasiones desconocemos, como por ejemplo que es un momento para perdemos y disfrutar reflexionando sobre las cosas de nuestra vida.

Incluso durante la caminata, puedes encontrar soluciones a situaciones que te han dado vueltas en la cabeza y no habías podido resolver, porque vas a tener tiempo de pensar.

Recuerda que tu cerebro se reactiva al sentirse oxigenado y la actividad de caminar es perfecta para ello.

También,  es una buena opción si alguien se anima a compartir contigo,  pero que eso no te condicione cuando estás solo para continuar con tu proceso aeróbico.

Cuando caminas acompañado se convierte igualmente en un momento especial para hablar de lo divino y lo sagrado con tu acompañante.

Asimismo, se disfruta de los silencios, cuando lo que va pasando en nuestro entorno requiere de nuestra atención o para perdernos en nosotros mismos.

Anímate a caminar, tú eres lo importante, el dónde es secundario.

Cuando te has animado a caminar ya has dado el primer paso. Si no estás acostumbrado a hacerlo, comienza haciendo las compras de aquello que te queda cercano a pie, no uses el vehículo.

Debes considerar usar ropa y zapatillas cómodas para que la experiencia sea más confortable, pero si no las tienes,  arranca con lo que llevas puesto y a tu ritmo, no es una competencia, ni debes ganarle a nadie, es por ti y para ti que caminas.

Lo de comprar vendrá cuando surja la necesidad de sentirte más cómodo a medida que el ejercicio se vuelve periódico.

Pero que el equipo necesario para caminar  no sea lo que te condicione para comenzar, porque aunque te hará todo más fácil, lo principal eres tú y caminar.

Otro paso importante es poner el teléfono en el bolsillo y solo úsalo si recibes una llamada, detente, habla, guárdalo nuevamente y observa todo lo que puedas y que quizás no has detallado por mucho tiempo o nunca.

No debes ir caminando y viendo el teléfono, porque además de perderte parte importante de la diversión de cuando caminas, pones en peligro tu seguridad.

Ya  para ese momento, te habrás dado cuenta que para comenzar el dónde no era necesariamente lo importante, porque caminar siempre va a ser enriquecedor para tu alma y cuerpo.

Tiempo al tiempo

Caminar le irá dando beneficios a tu salud silenciosamente, perderás pesoquemarás calorías,  dos factores que tantas angustias producen en el mundo de hoy y algo muy importante, mejorará tu carácter y ánimo.

Es importante que trates de no asumirlo como un obligación, ni  reto que debe darte resultados en un tiempo determinado, simplemente llegarán,  recuerda que cada organismo es distinto y sus procesos también.

Toma en cuenta que lo importante es retomar las caminatas progresivamente como parte de tu vida y cuando menos lo esperes, percibirás que las distancias han aumentado y que estás disfrutando de forma natural, lo que antes era impensable para ti.

No hay que olvidar que caminar forma parte de nuestros atavismos como especie, siempre lo podemos recuperar, solo necesitamos el deseo de hacerlo y ponernos literalmente en marcha.

Si la angustia que tienes es luchar contra el sedentarismo y la obesidad, no necesitas comenzar en un gimnasio, tampoco que hagas un maratón, inicia caminando poco a poco y sentirás los placeres que te produce al poco tiempo, el dónde, ya sabes, donde tú quieras y puedas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR VER

LAS MEJORES ZAPATILLAS PARA SENDERISMO EN ESPAÑA

CAMINAR MEJORA EL ESTADO DE ÁNIMO Y ADIÓS PSICÓLOGOS

¿SENDERISMO O HIKING? TE DOY LA RESPUESTA

BENEFICIOS DE CAMINAR Y PERTENENCIA

CAMINAR CON FRÍO, ¡JAMÁS!

CÓMO CAMINAR, LO OLVIDÉ

SENDERISMO AMANTE INTOCABLE

YO INVENTÉ EL MONTAÑISMO Y EL TREKKIN